Por Elena Miguel

En algunas ocasiones estando con personas que susurran o hablan bajito y suave, uno puede experimentar una sensación agradable hasta tal punto que incita a la relajación profunda e incluso al sueño.

A otros esta misma sensación se lo produce el sonido del tacto de determinados materiales o el ruido blanco producido por el secador de pelo.

Este fenómeno aunque aún muy poco explorado, ha sido acuñado con el acrónimo de ASMR, que en español sería algo así como “Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma”.

Algunos lo definen como un gustillo placentero en el cerebro, como si de un masaje craneal interno se tratara y debido al éxito y a la demanda por parte de los seguidores muchos canales de YouTube han surgido en torno a este tema.

Los Whisperers son una comunidad de Youtubers que difunden contenido a través del canal para generar este tipo de sensaciones. Desde susurros y conversaciones,  pasando por el manoseo sutil de distintos objetos, hasta roleplays en los que figuran ser tus peluqueros o tus médicos y tratan al micrófono como si de tu cabeza se tratase. Algunas modalidades ya incluyen el aprendizaje de un idioma con esta técnica.

La especialización es tal , que muchos han invertido buena cantidad de dinero en equipo paragrabación binaural , con la intención de crear sensación 3D estéreo al oyente a través de sus auriculares.

Los hormigueos en la cabeza producidos por el ASMR, se usan para relajarse o para inducir el sueño en personas que tienen problemas para conciliarlo y algunos afortunados capaces de experimentarlo, aseguran que este cosquilleo inicial que

comienza en el cuero cabelludo, se extiende logrando alcanzar otras zonas del cuerpo.

A otros curiosos que deciden experimentarlo, les causa risa o les pone nerviosos resultándoles incómodo,  y tú ¿qué sientes cuando le das al play?