A través de ese gran catalizador de la música para el frote veraniego que es la factoría de Gran Hermano, la perenne Paulina Rubio vuelve al mercado después de tres años de "silencio" -porque la rubia no deja de sonar ni de broma en todos los garintancos de la España profunda- con "Mi Nuevo Vicio". 

A primera vista, la conocida en México como "la chica dorada", no aporta nada nuevo al repertorio clásico de Paulina Rubio. Uno de esos silencios que se deben más al hartazgo popular que al retiro artístico-espiritual.

La primera carta de presentación es el estreno del grupo colombiano Morat. Un cuarteto popero de perfil medio-bajo que por no tener no tiene ni poscionamiento en Google -daos prisa en chequear esto porque precisamente este el objetivo de la collab-y que huele al Coti más mainstream de hace una década.

Pero lo realmente sorprendente de la nueva producción de la Rubio es que, a pesar del cambio de productor, la cosa no haya una clara razón de ser. Cali & El Dandee, que se jactan de ser creadores del estilo flybot (una mezcla de pop internacional con sonidos clásicos del reggaeton) no aportan nuevo a un sencillo que recuerda a cualquiera de los que podía haber firmado Cachorro López, el productor de cabecera de la mexicana y de buena parte de la factoría latina de Universal.

Es de esperar que el grupo colombiano no aporte prácticamente nada a la canción. En el "retorno" de Paulina Rubio, la estrella tiene que ser Paulina Rubio y sus fans de toda la vida tienen que reconocerlo al tercer compás. Pero hay está la figura del productor. Cambiar de productor significa meter aire fresco en algo que ya está más que sobado. Si lo que pretendían los hermanos colombianos era calcar el trabajo del argentino Cachorro López, lo han conseguido. 

El nuevo sencillo suena a la Paulina de toda la vida: esas filoroturas de charles dormido, guitarra española en modo caricia, una modulación de la voz que tiende al raspado, el compás más clásico de los posibles... Manual de Cachorro de principio a fin que no solo se ven en Paulina. Christian, Julieta Venegas, Enrique Iglesias o Diego Torres siguen la misma fórmula.

Solamente la suciedad pretendida en la mezcla -escuela Skrillex llevada a la mínima expresión-, un par de parones soft de corte emotivo y subcoros superpuestos de la banda, son la ínfima seña de identidad de Cali & El Dandee.

En definitiva, que Paulina Rubio ha cambiado de productor, pero ¿alguien se ha dado cuenta?