Noticia rosa por delante: mientras rebuscaba info, he descubierto que Selena Gómez y Zedd son pareja. Y puede que ya lo fueran antes de decidir hacer un tema juntos. Por lo que el leitmotiv de este artículo se me ha ido al garete. Pero como veo que el tema es interesante más allá de esta colaboración puntual, tiro pa'lante y que sea lo que dios quiera.

Muchos críticos españoles definieron a David Guetta como el rey del colegueo. "¡Hey tío! ¿Hacemos una collab?". Y así con "to-quisqui" hasta que un día se puso a grabar con los Black Eyed Peas, pegas el petardazo y te autoencumbras como rey del hip-house de la mano de FloRida, Snoop Dog y largo etcétera de dealers del rap comercial americano. Queramos o no, así fue como Guetta se hizo famoso, antes llevaba tres discos sin demasiada pena ni demasiada gloria, en el que solía hacer clarísimas referencias al pop como su estilo (véase Pop Life). De hecho, después del gran éxito de The World Is Mine parecía un nombre abocado irremisiblemente a una corta y disimulada cuesta abajo. Pero las grandes discográficas obran auténticos milagros. Y el chaval con pelo de surferillo pipa de California que posaba en fotos oliendo bragas se transformo en un icono del... llámalo como quieras. Pero un icono del siglo XXI.

Turno para hablar de Zedd. Ser el productor de cabecera de Lady Gaga es un punto de partida bien diferente. A fin de cuentas, el francés pinchaba en vinilo en tugurios de París de los años 80 (aunque de aquello no queda casi ni el recuerdo). El ruso alemán empezó en las sombras y paralelamente se curró una carrera en solitario con vocalistas de medio pelo que hicieron que 2012 año fuera su año. Aunque desde que se afeita le ha dado por producir, no fue hasta dicho año cuando le llegó el turno del éxito: Clarity (sencillo + álbum), productor de Lady Gaga y Justin Bieber, prolífico remezclador (especialmente de Skrillex) y principal del Tomorrowland.

En la misma línea del galo, eso sí, va acumulando collabs de buen rollito y de mucho renombre que catapultan su nombre -uno de los mejores desde el punto de vista del branding- a la primera línea de las radiofórmulas de medio mundo. Su unión, en todos los aspectos, con la ultra popular Selena Gómez, un hito más... Aunque el tema no valga de mucho y huela a sonido adolescente viejuno, salvo para hacer la propaganda correspondiente. Sí, la palabra es propaganda.

Con toda esto, volvemos a la pregunta inicial: ¿Es Zedd el próximo David Guetta? ¿O se quedará en el próximo Calvin Harris? ¿O a lo mejor la marca Zedd se como a todos? El tiempo dirá. Lo que está claro es que el productor/dj ha aterrizado en el mainstream para quedarse.

Última hora: ¡Zedd y Selena están atravesando una profunda crisis que puede acabar con su relación!