Texto: Bruno CP

El nuevo modelo de consumo audiovisual ha cambiado las reglas del juego, las cadenas de televisión siguen intentando mostrar tranquilidad, pero la realidad es que andan cagaditos por la fuga de su público objetivo. No solo por el más joven, aquel que consume exclusivamente contenidos de Youtube, sino que también por el resto de la sociedad activa, la cual ha comenzado a prestar más atención a sus smartphones y tablets que a la gran pantalla del salón.

Ambos públicos alzan a los actuales ídolos de Internet con sus visitas. Hombres y mujeres que, con sus consejos de belleza, análisis tecnológicos y challenges (retos) absurdos, consiguen ganarse la vida y atraer en algunos casos a más audiencia que muchos programas de la televisión. Estos son denominados los influencers y muchos teníamos ganas de saber lo que ganan por las inserciones publicitarias en sus vídeos, tweets, fotos o entradas de blog.

Esta tabla ha sido publicada por Chiara Di Lago, una sudafricana experta en marketing digital que ha descubierto una pequeña parte del pastel, ya que entre los diferentes actores del juego (anunciantes, influencers, agentes representantes…) hay una ley del silencio a la hora de hablar de sus honorarios.

De hecho, esta tabla de tarifas para anunciantes no muestra las ganancias de los influencers con más seguidores, se trata de la cifra de aquellos que se encuentran en el medio de la tabla, aquellos que tienen de 10.000 a 5000.000 seguidores/visitas (youtubers como Elrubius pueden conseguir millones de visitas por cada vídeo publicado con mucha facilidad…).

En este vídeo uno de esos “influencers del montón” nos explica otro foco de ingresos. Ya que hay que dejar claro que Youtube les paga según sus visitas y por otra parte ellos/ellas son libres de vender su espacio visual con la inclusión de determinados productos. Siempre son estos últimos los que dan más viruta.

En este caso CRIPER nos deja claro que Youtube paga entre 150 y 180 dólares por cada millón de visitas, cantidad a la cual hay que restar el 45% para la propia plataforma y otro porcentaje acordado con las agencias de cada Youtuber.

Los anunciantes y su dinero han efectuado un cambio en las normas del juego que ha dejado de ser el futuro para pasar a ser el presente.

¡A crear granjas de influencers!