Hasta la saciedad hemos escrito en estas páginas que estamos hartos de esos clips que solo tienen tres temáticas: amor (o desamor), fiesta y dj en cabina. Últimamente se han puesto más de moda los vídeo fan, que consiste en que la peña te mande tonterías por wasap y que tu primo el alelao lo monte para que se gane cuatro perras el muchacho.

Por eso cuando nos topamos con un tema de música electrónica que realmente ha profundizado en un campo narrativo, pues nos ponemos a dar palmas con las orejas. 

Gracias al sonido de Lower & OSp, maquetado en Solar Distance, el director Jaume Sucarrats y todo un equipo de realización y producción a su alrededor han fabricado un clip que sale de todo convencionalismo y que consigue eso que precisamente debe hacer un videoclip. Crear una atmósfera en la que el binomio música-imagen nos atrapen de forma desgarradora y no nos dejen salir. Que nada a tu alrededor perturbe esos cinco minutos de aislamiento. Momentos avalorativos y acríticos donde solo hay una perfecta rueda deslizándose por una colina de cristal, sin encontrar un bache.