Sí, hacer GIFs, las mierdas estas que no dejan de turrar Facebook y Twitter y que no son más que un vídeo de cuatro segundo sin sonidos. Por eso este tipo llamado John Rayne Rivello y natal del siempre amigable estado de Texas ha sido declarado culpable de intento de asesinato. Vida moderna a saco.

La historia viene de un periodista llamado Kurt Eichenwald. Desde hace años este profesional de la información viene documentando artículos en los que abiertamente expone su epilepsia así como los pormenores de su enfermedad. Entre otros datos, qué puede causarle la muerte y cómo.

Pues ni corto ni perezoso, el hoy presidiario John Rayne Rivello se puso a fabricar GIFs que le enviaba por todas las redes con la única intención de hacer daño al periodista. Una inquina fruto de una serie de artículos que publicó a lo largo de su carrera y por los que Rivello le había puesto en su punto de mira. Encima de tener un trabajo de mierda, minus valorado y mal pagado, la gente te quiere calentar el morro. Y para colmo te has tirado cinco años en la universidad para esto...

"Veamos si así Eichenwald se muere" afirmaba el sentenciado de forma pública en las redes sociales, animando a otros usuarios a enviarle GIFs envenenados. Aun no hay sentencia en firme para el acusado, pero todo apunta a que va a ser el primer tipo de la historia que va a catar trena por intentar matar a alguien a través de las redes sociales por un GIF.