O los trailers están mejorando cosa mala o he bajado mi nivel de espectativas. Pero el anuncio de Netflix de apenas trece segundos sobre la joven Hannah Baker me atrapó. Necesitaba saber anque sea de qué coño iba aquello. Y una vez fagocitada gracias a que Netflix sube todo de una tirada, traemos trece motivos por los que no puedes perdértela.

 

1. Ver a veinteañeros haciendo de adolescentes

 

 

2. El típico instituto de gilipollas americanos

 

 

3. La América profunda, esa que no le importa a nadie y vota a Trump

 

 

4. La complejidad de la trama y lo poliédrica que es la culpabilidad

 

5. Un montaje a base flashbacks flipantes

 

 

6. La construcción de una historia a base de pequeños detalles, de esos que omitimos en el día a día

 

 

7. Lo jodidamente sexys que son todos los personajes

 

 

8. La personificación del ángel de la guarda a través de lo vintage y retro

 

 

9. La temática valiente y nada huidiza de los tiempos que corren

 

 

10. El concepto de suicidio como venganza

 

 

11. La fragilidad de todo en esta vida y la fina línea que discurre entre el amor y el odio

 

 

12. La constatación de los gilipollas que hemos sido todos de adolescentes

 

 

13. Una serie del todo original en cuanto a fondo y forma