En 2015 Rashida Jones, Jill Bauer y Ronna Gradus daban a conocer su primera serie documental en Netflix: Hot Girls Wanted, en el que hablaban de la vida de carias actrices porno de entre 18 y 19 años. Lo estrenaron en el Festival de Cine Sundance de 2015 y fue a parar a la lista de contenidos más vistos de Netflix en cuestión de días, fue un éxito rotundo.
Ahora llega la segunda parte de este documental, enfocado también a conocer el mundo de la pornografía, en esta ocasción, su funcionamiento y el alcance que tiene gracias a Internet.
La segunda parte se titula Hot Girls Wanted: Turned on, y ya se encuentra disponible en las cuentas de Netflix de todos sus usuarios. No, no os creáis que es un documental para amantes del porno, es un documental que se mete en las implicaciones sociales, personales, y económicas, del mundo del porno. Vamos, un documental en toda regla.
 

 
Si internet ha revolucionado todo lo que conocemos... ¿Cómo no iba a hacerlo con el porno? Internet ha conseguido que las generaciones X, Y, Nini, Millenials… sepan mucho de porno, ya que lo hare fácil e irrastreable. El documental demuestra que un 40% de los adolescentes ya han visto pornografía a la tierna edad de 14 años, y el 80% de ellos, esto es lo más gracioso, la ha encontrado sin ni siquiera buscarla.
Hot Girls Wanted: Turned On, cuenta solo, como suelen contar las series de Netflix, que son cortitas, con 6 episodios, y cada uno de ellos aborda un tema distinto dentro de la industria de la pornografía.
 
 
El primer capítulo nos dan a conocer a dos compañías porno que, lejos de lo que pudiéramos pensar, están lideradas por mujeres, y nos hablan de cómo el consumo de pornografía en internet ha cambiado totalmente las formas de hacer porno, según ellas desde la producción hasta el mismo mensaje. Establecen que, la pornografía hoy en día, es casi la educación sexual que reciben los adolescentes.
Tinder y Apps de citas tienen hueco en este documental, al igual que las hostias de actores porno y un productor. Si la primera parte del documental hablaba con las actrices, aquí hablan con ellos, además de una cam girl que es amada de verdad por un chico australiano que se ha enamorado y con la que mantiene una relación desde hace 4 años.
 
 
Los casos de este documental son atípicos y de lo más curiosos,aunque alguno, como el último el del último episodio, aviso a navegantes, es bastante desgarrador y dramático, ya que cuenta el caso de Marina Lonina, una chica que tranmitió por Periscope la violación de una amiga y que fue condenada a 9 meses de cárcel.
En definitiva, amantes o no de la industria porno, todos debéis echar un vistazo a esta serie documental que aborda uno de los temas más tabús de nuestra sociedad, el porno, además, en esta era feminista, abordado por y desde la perspectiva de las mujeres de esta industria.