En un principio la temporada 7 de Juego de Tronos se iba a estrenar en abril. Sin embargo, los fans de la serie hemos tenido que aguantar un poquito más (hasta la madrugada del 16 al 17 de este mes concretamente) para poder disfrutar del mundo mágico escrito por George R. R. Martin. Como explican los creadores de la serie, el invierno ha llegado, pero en el mundo real (en el norte de Irlanda que es donde se ruedan muchas de las escenas de GOT) el tiempo ha tardado en ser el adecuado para escenificar la situación como es debido. 

Además, acostumbrados a gozar de 10 capítulos por temporada, esta vez solo habrá 7. Pero bueno, no nos pongamos negativos que ya estamos a menos de una semana y los nervios incrementan por momentos. 

Y sí, el invierno ha llegado. De hecho una de las teorías principales es que hay un gigantesco crack en el muro dando vía libre a los caminantes blancos para entrar y marcarse todo un auténtico apocalipsis zombie bajo la nieve.
Por otro lado tenemos a Daenerys Targaryan, quien se ha aliado con la hermana de Theon, Asha Greyjoy, para reclamar su trono en los siete reinos, cargo que ahora mismo acarrea la inagotable Cersei de la casa Lannister. La profecía finalmente se cumplió y sus tres hijos han fallecido, privándole del único sentimiento que inspiraba empatía hacia ella: el ferviente amor de una madre por sus pequeños.

Pero es que además está Jon Snow, más vivo que nunca y habiéndose ganado el título de King in the North. La gran guerra está aquí aunque como dice Sansa en el trailer “ Cuando las nieves caen y los vientos blancos soplan, el lobo solitario muere pero la camada sobrevive”.
Ya han anunciado que la octava temporada será la última y que tan solo tendrá 6 capítulos. Dicho de otra manera, solo quedan 13 capítulos para que acabe Juego de Tronos.