El pasado 6 de julio Alex Ljung, co-fundador de la plataforma de streaming llamada Soundcloud, anunciaba en un post que se veía obligado a tomar unas medidas drásticas para asegurar la continuidad de su empresa. El resultado fue el despido del 40% de su staff (173 en total) y el consecuente cierre de dos de sus sedes localizadas en Londres y San Francisco, manteniendo a sus 247 empleados en las oficinas de Berlín y Nueva York. 


Sin embargo, han emergido reportes que afirman el hecho de que tal y como está su situación presupuestaria, ahora mismo a SoundCloud le quedan 50 días de vida. Los CEOs de la plataforma niegan las acusaciones que se hacen en el artículo publicado por TechCrunch. 
Llevan luchando por mantener su estatus desde hace mucho tiempo, aumentando el abanico de posibilidades del usuario a través de dos suscripciones de pago. La primera llamada Go, elimina los anuncios y permite la escucha offline, mientras que la segunda (Go+) aumenta el catálogo musical a 30 millones de temas más pertenecientes a artistas más mainstream. 


Según algunas fuentes SoundCloud no tiene intención de realizar cambios en cuanto a las diferentes opciones de suscripción, pero lo que sí que es verdad es que deberían dejar de considerar la posibilidad de hacer frente a la competencia que supone Spotify con su suscripción de 9,99€ al mes, ya que esa no es la esencia de SoundCloud. 


Sería quizá más acertado intentar volver a sus raíces y centrarse en los usuarios y artistas que se mueven en un elenco más independiente, ya que esos son los que prefieren el catálogo de SoundCloud con respecto al de Spotify. Este último tiene mucha fuerza en lo que al mainstream se refiere y se centra en la creación y promoción de sus conocidas playlists, pero sin embargo cuenta con poca cantidad de música electrónica por parte de sellos medianos y pequeños y SoundCloud cuenta con millones de podcasts, showcases y grabaciones caseras que la marca sueca no acepta en su web. 
Ojalá las predicciones y rumores no sean ciertos y podamos seguir disfrutando de la maravillosa oferta de la nube de sonido naranja.