La introducción a una serie tiene que ponerte en situación haciendo uso de los elementos musicales, fotográficos y temáticos para que automáticamente la identifiques con la serie. 
Vamos a hacer un repaso de las mejores intros para las series del momento y las ya pasadas que han marcado una época. 

TRUE BLOOD

Se estrenó hace 9 años ya y fue un verdadero éxito. La historia de vampiros y otras criaturas fantásticas ambientada en un pequeño pueblo estadounidense cautivó a todos los espectadores y su intro no te deja indiferente. Para empezar el tema de Jace Everett, Bad Things, es tremendo. Y la secuencia de imágenes tienen un estilo crudo y grotesco con una fuerte carga sexual. 

MAD MEN

La serie está ambientada en los años 50 en plena avenida Madison de Manhattan, donde la industria de la publicidad estaba en pleno fervor. La obra maestra de Matthew Weiner protagonizada por John Hamm tiene una introducción corta pero muy gráfica, apelando precisamente a esos tres factores fundamentales de la serie: el protagonista cayendo de un rascacielos sobre el que se vislumbran imágenes publicitarias de los 50. 

STRANGER THINGS

Esta producción de Netflix nos traslada a los años 80 y la intro es la encargada de ponerte in the mood. Tanto la banda sonora creada por Kyle Dixon y Michael Stein como la tipografía recuerdan a películas de ciencia ficción de la época, provocando en el espectador un toque de nostalgia y gran expectación.

 

ORANGE IS THE NEW BLACK

Esta intro está formada por una secuencia de imágenes de primeros planos femeninos acompañados por un tema de la cantautora Regina Spektor. Lo que muchos no saben es que se trata de mujeres encarceladas en la realidad. 

DEXTER

La conocida historia de Dexter está basada en la dualidad personal que sufre su protagonista, un asesino de criminales que trabaja en el departamento de policía de Miami. La intro muestra imágenes cotidianas de él teñidas sutilmente por un toque sangriento y grotesco.