En su tercera edición, DGTL Barcelona intensifica las acciones que refuerzan uno de los proyectos fundamentales de la organización, el programa “Art & Revolution”. Siendo la sostenibilidad uno de los pilares principales del programa, el festival ha presentado los artistas que formarán parte del line up de DGTL Art, entre los que destaca el brasileño Muti Randolph y su imponente instalación Supergrid, que presentará en premiére europea; así como numerosas e innovadoras iniciativas que DGTL Revolution implementa este año con el objetivo de reducir su impacto medioambiental.El programa Revolution contiene propuestas como el reciclaje de orina, la creación de una piscina para concienciar sobre el ahorro de agua si no se come carne -en relación a esto el festival mantiene el menú vegetariano que ya introdujo en 2016-, el proyecto Food Makers con refugiados o el alquiler de bicicletas. El festival, que es 100% autoabastecido, se ha asociado con Barcelona Sostenible, una red local formada por el Ajuntament de Barcelona, que conecta más de 600 marcas sostenibles, universidades y otras iniciativas, todas ellas con el foco puesto en la reducción de progresiva de residuos.
DGTL Revolution, hacia un festival sin residuos
El objetivo prioritario de DGTL Revolution sigue siendo la sostenibilidad. Con este fin se llevan a cabo cambios fundamentales en la configuración y producción del festival, así como en las actividades cotidianas. Temas como "Going Veggie", introducido en la edición 2016, incrementaron considerablemente la conciencia sobre el coste ambiental del consumo de carne y su impacto a escala global. A lo largo del año, se investigan las últimas innovaciones tecnológicas para la reducción de residuos y las emisiones de CO2. Para hacernos una idea del cambio que un asistente puede aportar al medio ambiente si no come carne durante dos días, los cerca de 40.000 asistentes que se esperan pueden ahorrar 53.000 kg de CO2, lo cual equivaldría a 295 vuelos entre Amsterdam-Barcelona.


El proyecto principal de esta edición será el reciclaje de fosfato de orina para producir fertilizantes para vegetales. Esto nunca se ha hecho en España en esta escala: el plan es reciclar 3.000 litros de orina por día. Este proyecto tiene como objetivo comunicar, de manera sorprendente y divertida, que hay formas de reciclaje que quizá son inusuales, pero muy interesantes y efectivas. DGTL Barcelona instalará cabinas de aseo especiales, que proporcionarán información sobre temas ecológicos como el ciclo del nitrógeno, la crisis del fósforo y la escasez de agua.



Toda la orina recogida en estas cabinas se reciclará instantáneamente para producir fosfato -el reactor integrado transforma la orina en estruvita, un fertilizante a base de fosfato-, que es un excelente abono para árboles, plantas, verduras y frutas. Los paneles LED instalados a los lados de las cabinas mostrarán en tiempo real la cantidad de usos, calculando la cantidad de fosfato producido y la reducción de CO2 en comparación con los baños normales. Automatizado y fácil de entender, este ciclo de recuperación de fertilizantes es todo un espectáculo. Una vez seco, el fertilizante será donado a un agricultor local.