Publicidad
Publicidad
Publicidad
Información del evento
  • Fecha del fotorreportaje:

Descripción:

Monegros Desert Festival, un año más, vuelve a marcar la auténtica temperatura de un verano que promete ser extremadamente caluroso. Para un público muy amplio, el que viene llegando a miles para llenar el recinto del festival aragonés, la cita anual del desierto se ha convertido en un día clave en el calendario electrónico: el comienzo de las verdaderas vacaciones, la reunión con amigos de todas partes de España, la liberación tras los exámenes o, sencillamente, una jornada extenuante –serán 20 horas ininterrumpidas– de diversión y techno. Monegros ha mantenido esas constantes con fidelidad desde su primera edición, y en la de 2011, la que hace ya la número 17 en su historia, todo seguirá siendo igual: una rave variada en su oferta artística y contundente en la selección musical.

La fecha elegida es el 23 de julio. A las cinco de la tarde comenzará el baile de DJs y, como viene siendo habitual, no se cerrarán las puertas hasta el día siguiente, cuando el sol esté en lo más alto, pasado el mediodía. El cartel, por su parte, viene cargado de atractivos musicales de alto nivel. A los nombres ya confirmados previamente de Boys Noize, Paul Kalkbrenner, Luciano, Vitalic, Steve Aoki y Dirtyphonics, se suman otros de enorme entidad: el principal, David Guetta, el DJ más célebre del momento y el gran popularizador del house festivo por todo el planeta; en el apartado hip hop del festival, nada menos que Busta Rhymes, leyenda del sonido más excéntrico del rap de Nueva York. A la vez, se mantiene la fuerte apuesta de Monegros por géneros como el hard techno, el drum’n’bass de última generación y el minimal house. Con estas armas, Monegros se consolida como una cita insólita y especial en el paisaje festivalero español. Una rave legal con más de tres lustros de historia que ha conseguido crecer y consolidarse a pesar de lo hostil de su propuesta: casi 24 horas de fiesta en un lugar apartado de la civilización, bajo un sol de justicia, al que sólo se accede tras un largo viaje en el que, sin embargo, uno se encuentra con todas las comodidades posibles y mucho cuidado por la calidad de la oferta, de los servicios y del sonido para satisfacer las exigencias de las 40.000 personas que acuden cada verano. Un año más, la gran fiesta del desierto está a punto de empezar.

Fotógrafos:

  • Oscar M.
  • Elena C.
  • Tilllate .
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad