Publicidad
Publicidad
Publicidad
El problema a la hora de presentaros en unas cuantas líneas una sala como KKO no está en las posibilidades, actividades e historias de la que la discoteca me puede nutrir. Todo lo contrario, la realidad es que desde su apertura en el año 1992 mi vida, y la de muchos jóvenes de todo el país, dio un cambió radical a la hora de salir y disfrutar de los momentos más intensos de la noche, para alguien que como yo se ha encontrado con el sol a sus espaldas en más de una mañana de domingo. Para aquellos que crean que exagero os paso un par de notas con las que entenderéis lo anterior. Con la aparición de una discoteca como KKO en Torrevieja, cambiaron los hábitos de aquellos que querían disfrutar de un local que ofreciera algo más que música y luces de colores y hasta ese momento tenían que darse un paseo por Valencia para poder dar con salas que merecieran la pena. Fuimos muchos los que coincidimos en apostar desde su inauguración por un sitio donde dar rienda suelta a lo mejor de nosotros. Algo que sólo aparece cuando logramos apartar de nuestra cabeza los problemas habituales de cada día y rodearnos de gente con la que compartir esas horas en las que la razón deja paso a nuestro otro yo, en el que la pasión te permite sentirte libre, mejor contigo mismo y con compañeros de viaje. Desde su apertura gozó de un poder de convocatoria al que no se resistieron clientes, ni sus más directos rivales que han ido desapareciendo durante estos años ante la fuerza del Tridente. Si algo ha estado claro para todos los que han formado parte de los distintos equipos que han desfilado por las cabinas, barras, tarimas, puerta, publicidad o dirección de la sala es algo tan sencillo, como entender que los que han conseguido que KKO sea, y siga siendo una de las discotecas más importantes del panorama nacional esgracias a todos y cada uno de los que a lo largo de estos años habéis impregnado de buenas vibraciones las sesiones de esta sala. Su último cambio de dirección en marzo del 96 supuso una apuesta sin concesiones por convertirse en el centro de todas las miradas en el mundo de la noche. Nadie puede discutir que alcanzaron su objetivo hace tiempo, consolidando las sesiones de KKO como una aventura continúa en la que cada rincón de la sala se transforma en un espacio único para los clientes. En esencia, el sonido KKO ha marcado un claro antes y después en las noches de ocio dentro de la provincia de Alicante, un tipo de sonido que otras muchas salas han querido inculcar pero que sin lugar a dudas, cuyo mayor grato recuerdo siempre irá referenciado a la originaria. Un claro ejemplo de ello lo tenemos en la desaparición de aquellos locales que intentaron seguir el ritmo de KKO, y que han pasado a formar parte del pasado, dejando como máximo exponente del fin de semana a los únicos que te siguen dando aquello que siempre has buscado en tu tiempo de ocio. Desde aquí me permito el lujo de enviaros un saludo como forma de agradecimiento a todas las noches en las que he podido disfrutar de vuestra compañía a lo largo de este tiempo. Antes de despedirme y para sacudirme este montón de recuerdos que bombardean micabeza, nada mejor que describir el presente con el que os encontraréis los que todavía no conocéis esta sala. Su estilo musical se ha forjado a base de contar con algunos de los dj´s que han marcado la línea a seguir por los demás en cada momento, donde siempre aparecen ritmos dance con letras que invitan a desplazarte por los mundos inventados por artistas como Fragma, Lasgo, Milk inc o Kate Ryan entre otros, y que no sólo han sonado en vinilo o CD en KKO, ya que las actuaciones en directo de los mejores grupos del momento es una de las apuestas fijas de la sala cada temporada. No puedo olvidarme de mencionar esas noches en las que todo se transforma para presentar alguna de sus fiestas, en las que la decoración, perfomances, gogo´s y el personal echan el resto para que cada una de ellas sea algo que merezca grabar en tu memoria. Esto último es quizás lo más importante de esta discoteca, que después de tantos años de trabajo sigue preparando cada una de sus sesiones con el mismo interés y esfuerzo que el día de su apertura, y que desde hace varias temporadas no para de inventar todo aquello que acaba por invadir al resto de mortales. Algo que tú te mereces cada vez que cruces sus puertas, ya que cada instante vivido es único e irrepetible. Aquí saben mucho de ello, no lo dudes y ven a formar parte de algo tan especial como las noches de KKO.
Publicidad